domingo, 24 de octubre de 2010

Artículo para The American Association of Law Libraries

Aunque ha pasado ya tiempo desde mi estancia. En el número de noviembre de Spectrum , la revista de la "The American Association of Law Libraries", se publica el artículo sobre mi experiencia. Escrito junto mi coordinador allí Richard Jost.
Ya esta disponible la versión online. Los editores de la revista han incluido, incluso en portada, fotos de Navarra.
En Estados Unidos hay una fuerte tradición de las bibliotecas de derecho. Además tener una importante asociación, el bibliotecario jurídico es una salida profesional para muchos licenciados en Derecho. Existen programas de postgrado para estos profesionales y el mercado laboral es muy activo y potente. No sólo en universidades y tribunales, muchos despachos de abogados cuenta con su plantilla de bibliotecarios. Funcionan en red en sus diversas sedes. Incluso se factura a los clientes el tiempo que el bibliotecario dedica a preparar un informe al abogado sobre una determinada cuestión.
Son profesionales de gran prestigio que forman parte del claustro de profesores de la Facultad de Derecho, que imparten clases de como localizar información legal. Este tipo de formación es demandada por los alumnos y profesores porque en los despachos valoran mucho al profesional que sabe localizar información legal. Básicamente porque eso supone una ahorro de tiempo y recursos.
Ellos mismos preparan clases especializadas de búsqueda de información para cuestiones jurídicas concretas, previo a que el profesor les ponga un caso práctico a los alumnos.
Los bibliotecarios de derecho asisten a usuarios pero tiene muy claro no pasar el límite que existe entre ayudar a buscar información y dar asistencia legal.
La biblioteca de derecho dentro de una Universidad es independiente de la principal a nivel presupuestario, y su director no depende del director de la biblioteca principal si no del decano de la facultad de derecho.



No hay comentarios: